twitter

Twitter en los negocios.

Se basa en el envío de mensajes cortos de 140 caracteres como máximo y hemos sucumbido a esta forma de comunicarnos, porque la realidad es que la mayoría de nosotros tiene una cuenta, muchos unicamente la usan para estar al día de lo que sucede en el mundo, otros para estampar lo primero que se les ocurre  y algunos nunca le han dado uso, pero…¿que impacto tiene a nivel empresarial ?

Cifras de Twitter en los negocios:

Es considerada por los consumidores con un 65%, como una de las tácticas más efectivas para movilizar al cliente.

El 89% de las Star-ups utilizan este medio.

El 40% de los negocios de nuestro país tiene una cuenta y la utilizan de forma diaria.

Como acabamos de comprobar, Twitter es una potente herramienta y lo esencial,  es saber utilizarla.

Para que tengamos éxito en nuestro propósito debemos involucrar en ella tanto a clientes ya fidelizados como a los clientes potenciales que tengamos como objetivo, teniendo en cuenta siempre, que los primeros pasos son los de crear comunidad y no estar acribillando a nuestros seguidores exclusivamente con promociones.

Mostrar el lado humano de la empresa siempre es un punto a favor que debemos recordar a la hora de publicar los comentarios, porque a los consumidores nos gusta saber y ver que detrás de todo negocio hay gente normal y corriente, con las mismas preocupaciones e inquietudes, que cumplen años o que ponen la decoración de navidad.

Buscar de forma continua a personas para seguir, que estén relacionadas con la actividad o que puedan estarlo, podemos investigar a la competencia para saber cómo llegan ellos a los consumidores, porque si queremos crecer  y darnos a conocer necesitamos llegar al máximo número de gente posible.

Usar hashtags pero no de manera abusiva, contestar a las menciones, comentarios y preguntas dándoles la información que quieren y lo más rápido posible.

Su simplicidad encandila a más de 105 millones de usuarios ¿twitteamos?

“Nunca deje de probar y su publicidad nunca dejará de mejorar”. David Ogilvy.