MARKETING EMOCIONAL

Marketing emocional.

Depende ¿de qué depende?
según como se mire, todo depende…

Y es que es cierto, a cada individuo le mueven y motivan una serie de intereses, se comportan de una u otra forma dependiendo del estado de ánimo que tengan en ese preciso instante y  ¿en cuánto influye el estado de ánimo para las empresas, a la hora de hacer marketing?

En todo.

Porque el marketing emocional consiste en desarrollar y enfocar las actitudes de la empresa hacia un vínculo afectivo duradero con sus clientes, y de este modo conseguir que estos sientan la marca como suya.

Radica en asociar la marca con un sentimiento entusiasta, lleno vida, de alegría… sensaciones que hagan al comprador relacionarlas con el consumo y la compra.

En los tiempos que corren, en los que las personas están estresadas, desanimadas o cansadas, el marketing emocional se hace el líder dando ese toque diferente.

Un buen ejemplo, el spot de “El día que nunca existió”.

Es un spot en el que se ven reflejados los intereses actuales de los usuarios, que han pasado de ser económicos a temporales.

Tener tiempo se ha convertido en el bien más preciado de la sociedad y dicho spot hace una excelente apelación a este sentimiento común, sin dejar de venderse.

La campaña ha sido creada para una banca, regala un viaje en el tiempo, y esta es su particular y original forma de comunicarle al mundo que han creado un préstamo de 24 horas de cantidades de hasta 50.000€.

El anuncio promete devolver este tiempo a sus clientes al sortear un viaje a la Isla de Rarotonga, situada cerca del meridiano de 180, que es la línea que marca el paso de un día a otro.

Viajando a Rarotonga se retrocede en el tiempo, sales hoy y cuando llegas es ayer.

El director creativo ejecutivo de Shackleton (empresa que ha creado la campaña), ha expresado: “Es una idea que refuerza el corazón del producto, un préstamo que entiende que tu tiempo es muy importante. Por eso cuando necesitas el dinero  te contesta en sólo 24 horas, y además te las devuelve de una manera extraordinaria”.

Muchos intentaran por todos los medios satisfacer las necesidades del consumidor, no todos podrán conseguirlo, sin embargo, el que logre llegar al corazón del cliente y despertarle un sentimiento, ese, lo conseguirá hoy en día, gracias al marketing emocional.

“No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta” – Vincent Van Gogh.