marketing de guerrilla

Marketing de guerrilla.

Hay que ser diferente, hacer ese algo que nadie se espera, eso que nadie creerá que está viendo.

El marketing y la publicidad se han convertido en un reto continuo por sorprender como sea y donde sea al público.

Esta batalla por la diferenciación es conocida como “marketing de guerrilla”, y esto es un tipo de estrategia publicitaria que utiliza técnicas poco o nada convencionales utilizando el mínimo presupuesto y enfocado para conseguir la máxima difusión mediática de ellas.

Es decir, impresionar a toda costa.

Este tipo de estrategia nació por y para combatir la saturación publicitaria a la que está sometido el público.

Su gran éxito viene dado por los dos factores que lo forman, el bajo coste, aspecto que facilita que una variedad más amplia pueda optar a realizarlo y porque la clave de todo está en el ingenio y la creatividad.

Tiene tantas posibilidades como uno pueda imaginar, Street marketing, publicidad exterior, merchandising, spots…

La eficacia de este tipo de campañas viene de la unión de la calidad del mensaje y del target al que queremos llegar, no solo ha de ser innovador, si no tiene que emocionar llegando al máximo número de personas.

Esto nos ayudará a desarrollar la campaña más apropiada y conseguir que el público objetivo empatice lo máximo posible con el mensaje y que quiera compartirlo

El objetivo es que se vuelva viral, que se convierta mediático, que tenga la máxima repercusión en redes, noticias, telediarios…

Un ejemplo made in spain  es el de #PaellaEmoji.

Esta campaña reivindicativa busca la inclusión del emoji de la paella en WhatsApp, todo comenzó con un humorista y presentador valenciano que lanzó un grito espontáneo en defensa de la inclusión de la paella en WhatsApp durante una entrega de premios, y este fue el detonante para la puesta en marcha desde una marca de arroz, de una campaña que fue creciendo día tras día en las redes sociales.

La marca practicó lo que se llama escucha activa en las redes sociales y decidió dar su apoyo a esta iniciativa logrando un impacto en su marca espectacular.

Entraron en escena con un “¿Que podemos hacer para que la campaña sea un éxito?” entrando de este modo en el juego y contestando a un tuit del mismo humorista, precursor de la #PaellaEmoji “No sé, me podríais enviar a Silicon Valley para hablar con Tim Cook con todo pagado, claro“. Dicho y hecho, la marca lo preparó todo en tiempo record, para ir a la sede de WhatsApp con una cita concertada en Silicon Valley para entregarle el diseño  del emoji con todos los requisitos exigidos cumplidos para que le dieran el visto bueno al emoticono.

La marca de arroz con un desembolso de unos billetes de avión y la estancia de una semana en Silicon Valley, ha conseguido con su marketing de guerrilla particular, un impacto de más de un millón de personas en twitter y ser trendic topic nada más anunciarse la aventura americana.

Y después de todo esto, ¿existe la paellaemoji?

Aún hoy se mantiene en secreto el resultado de aquella reunión en Silicon Valley, sabemos que en la última actualización de emoticonos no aparece, pero nunca se sabe si en las próximas podremos encontrar nuestra paella entre ellos, pero mientras, desde la marca, canalizan de forma muy inteligente todas las miradas a las redes sociales, en las que se anunciará el resultado de dicho viaje.

No sabemos aún cómo acaba esta historia, si conseguiremos o no tan ansiado emoticono, sea como fuere, este un ejemplo perfecto de éxito de marketing de guerrilla al más puro estilo #madeinspain.

 “La imaginación es más importante que el conocimiento”. Albert Einstein.