Instagram un fiel amigo.

Sabemos que son muchas, que evolucionan a un ritmo vertiginoso, que mueven masas…

Las redes sociales “dominan” el mundo, así que toca aliarse con ellas, pero son tantas que lo más probable es que nos perdamos en la inmensidad de este mundo, y  ante semejante decisión y duda, la clave es un impacto visual.

Instagram, ayuda a promocionar tu marca diariamente,  haciendo más humano dicho proceso, ya que esta red social nos permite mostrar nuestros productos o servicios de forma original y atractiva, acercándote a los clientes tanto reales como potenciales.

La dinámica es sencilla.

En primer lugar al crearla debemos tener en cuenta el nombre de la misma, es decir, lo ideal sería que reflejara o fuera fiel al nombre de la marca, además de coincidir con el  utilizado en el resto de las redes sociales, facilitando así el ser encontrado por los usuarios.

Otro aspecto es el uso de hashtags, esto ayuda a las marcas a darse a conocer si todavía no tienen un gran número de seguidores, a mantener o crear imagen de marca para las que están creciendo, y a promocionarse a las que estén consolidadas en el mercado, ya que usando estos hashtags se consigue crear flujo y movimiento, llegando así a todo el público.

Para conseguir seguidores la técnica es sencilla, innovar, seguir las tendencias, prestar atención a la sección de populares y hacerte ver comentando o dando me gusta a las diferentes imágenes.

Y para terminar de exprimir esta herramienta, también podemos utilizar la cuenta para mostrar el lado humano de las empresas, interactuar con los consumidores, mostrando los procesos de elaboración, creando concursos o sorteos, haciéndoles de este modo,  partícipes de tu crecimiento.

Por último, pero no menos importante, Instagram en cifras:

  • Ronda los 130 millones de usuarios.
  • Se suben aproximadamente 5 millones de fotos cada día.
  • Se realizan 1.000 comentarios cada segundo.

Yo lo consideraría como el escaparate global perfecto, para nuestro negocio.

 

“El destino no es una cuestión de casualidad, sino de elecciones. No es algo que haya que esperar, sino algo que hay que perseguir”. – W. Jennings Bryan