inbound-marketing-qz-comunicacion

Inbound Marketing y la revolución en las empresas.

Está revolucionando la metodología de las empresas.

Está cambiando los pilares del marketing que creíamos que eran irrefutables.

¿Pero que es el Inbound Marketing?

Consiste en una serie de técnicas de marketing dirigidas a incrementar el número de visitantes que registra una determinada página web, un blog o un perfil en redes sociales, con el fin de que acaben convirtiéndose en leads (es decir, registros con los datos de aquellas personas que se han interesado por los contenidos online de la empresa).

Se basa en tres principales pilares, SEO, marketing de contenidos y social media.

Estos 3 métodos se aúnan formando parte de una estrategia global en la que combinan todas las acciones, canales y técnicas para mejorar la reputación de la marca y conseguir una mayor visibilidad online.

En pocas palabras, es una metodología y filosofía que condiciona la manera en la que una empresa gestiona sus acciones de marketing.

A partir de aquí, los responsables de marketing trabajarán con esta información, con el objetivo de preparar a los usuarios para que conozcan bien la compañía y acaben convirtiéndose en clientes.

Podría considerarse como un método para personalizar las campañas publicitarias.

Esta técnica se basa en cinco pilares:

  1. Atracción de tráfico. Esto se consigue a través de diversos recursos y soportes online. No sólo tenemos que limitarnos a llevar a cabo estas técnicas, sino en coordinarlas para crear, mantener y hacer que crezca el canal de tráfico
  2. Conversión. En este punto convertimos el tráfico web obtenido en una base de datos, indispensable para cualquier acción de inbound marketing.
  3. Automatización del marketing. Tras haber obtenido la base de datos, es el momento de poner en marcha dos técnicas destinadas a trabajar con esta información.
    La primera es identificar y medir la intención de adquirir el producto o servicio al mismo tiempo en el que sabemos cómo evoluciona la actitud de nuestros compradores potenciales.
    Y la segunda son las acciones que realizamos para acercar los beneficios del producto o servicio a los clientes potenciales, y medir sus resultados contando siempre con la tecnología que nos permitirá hacer un seguimiento de los registros de la base de datos.
    ¿Pero cómo se produce esta interacción entre los usuarios y la empresa?
    Con la automatización del marketing. Su objetivo es claro: generar acciones sistemáticas que permitan o recuerden a un cliente potencial que vuelva a interactuar con la empresa y que acabe adquiriendo alguno de sus productos y servicios.
  4. Fidelización. En cualquier caso, el inbound marketing no sólo se orienta a conseguir clientes finales. También se centra en mantener a los clientes satisfechos.
    Ofrecerles información que pueda resultarles útil cuidar a esos visitantes, que pese a que nunca llegarán a ser clientes por falta de poder adquisitivo, siguen todas las novedades de la marca y, por lo tanto, pueden convertirse en prescriptores de la misma en Internet.
  5. Sincronización. El principal reto del Inbound Marketing no consiste en las cosas que hay que hacer, sino en cómo hay que hacerlas. La verdadera importancia de esta forma de hacer marketing reside en organizar bien todas las técnicas que hemos mencionado.

Algo que, sin embargo, no siempre es fácil de conseguir.

A la hora de poner en práctica en nuestro negocio el Inbound Marketing debemos tener en cuenta que uno de los factores que condicionan su efectividad es la construcción de un canal propio de captación que este enfocado a llegar al tipo de público objetivo y potencial que deseamos.

Porque lo que le sirve a un negocio no tiene por qué servirle a los demás.

Debemos empezar a diferenciar nuestra marca de la competencia, nuestro estilo y forma de hacer las cosas, debemos construir nuestros propios caminos y evolucionar estratégicamente a la par del concepto del marketing.

Si quieres aplicar esta nueva fórmula de éxito en tu negocio, en Qz Comunicación podemos ayudarte.

“El marketing no es una batalla de productos, es una batalla de percepciones.”

– Al Ries-