Identidad e imagen corporativa

El comienzo, la razón de ser de una empresa es su nombre y los elementos visuales que van a identificarla. Esto es lo que se conoce como identidad corporativa, que en múltiples ocasiones se confunde con la imagen corporativa.

Cuando en una empresa se busca un nombre, un “logo”, en definitiva una identidad estamos dando el primer paso del éxito. La identidad corporativa se suele componer de un nombre de empresa y un icono, lo que conocemos cono identidad verbal e identidad visual.

Es la seña de la empresa, aquello que los clientes van a identificar, buscar y amar por encima de las otras marcas y tenemos que centrar la atención en hacerlo bien. Una vez hemos definido los aspectos significativos tenemos que buscar un estímulo para los sentidos de nuestros clientes. Un antes y un después, un impacto, para que la marca se les quede en sus mentes, y después llegar a sus corazones. Partamos desde el principio ¿Cual es la función de la identidad corporativa? Un color, que identifique a una empresa, una tipografía que sea identificable por los clientes, que sea fácil de comunicar y que nuestro target pueda identificar con la calidad de nuestro producto y a su vez nos diferencie del resto, y por último la forma de comunicar de la empresa, que tiene que seguir una misma filosofía empresarial en cada una de nuestras actividades, y tener una línea creativa que marque una diferencia con el resto de empresas del sector.

Cuando logramos que un cliente identifique por sí solo y de forma separada el icono de mi marca, el nombre, la tipografía o los colores corporativos estamos ante un impacto visual favorable que induce al consumidor a grabarlo en su mente.

Para hablar de la imagen corporativa tenemos que escoger otra serie de elementos que ayudan a completar la marca: La imagen que proporciona mi empresa a los consumidores, la concepción de la marca, la actitud que desarrolla la empresa ante los imprevistos, si la atención al cliente es la adecuada, y cómo gestionamos los fallos o los descontentos del cliente.

Para completar una empresa necesitamos unir los dos aspectos, cuando ambos son correctos podemos empezar a comunicar a nuestros clientes, y a buscar el conocimiento del público en general, sin embargo si alguno de los elementos de la fórmula falla tenemos una mala imagen corporativa y debemos localizar y corregir los errores que provocan en el público una mala concepción de mi marca.

La diferencia entre imagen e identidad corporativa no está clara en muchas ocasiones, sin embargo desarrollarla de forma correcta es una obligación para las empresa, especialmente en un mercado que dispone de más oferta que demanda.

En Qz comunicación creemos en el desarrollo empresarial y por eso organizamos una jornada gratuita para elaborar e identificar una correcta identidad corporativa y añadir una imagen corporativa que facilite a los clientes desarrollar un vínculo emocional con mi marca.

Puedes adquirir gratis tu entrada aquí. Además regalaremos un manual de identidad corporativa a todos los asistentes.

¡No lo piensas más y apúntate! Te esperamos