estrategia de marketing

De la estrategia viene la victoria.

Toda buena batalla siempre ha comenzado con una estrategia, y la batalla por las ventas no iba a ser menos.

Las estrategias de marketing se llevan a cabo para lograr alcanzar determinadas metas, estos objetivos pueden ser;  promociones estacionales, de nuevos productos, para  aumentar las ventas, potenciar la imagen de marca, crecer…

Toda estrategia debe estar planificada, los tiempos, presupuesto, colaboraciones… para evitar  imprevistos que trunquen nuestro proyecto; ser conscientes y estar preparados para las dificultades que nos encontraremos por el camino, es esencial para el triunfo.

En primer lugar y una vez tengamos listo el plan, el siguiente paso a dar es realizar la estrategia como tal, y para que esta nos garantice la victoria debemos  analizar los factores que intervienen en ella.

Tener objetivos  que sean realistas, que sean a corto, medio y largo plazo, ya que esto ayuda a focalizar los esfuerzos y a que no nos desviemos del camino trazado.

Nunca olvidar a la competencia, es nuestro enemigo a batir por eso debemos estar pendiente de ellos, los cambios y evoluciones que hacen, sus fallos y victorias, porque todos sabemos que la información es poder y esto nos dará un punto de ventaja.

El público, bendito enigma por descubrir. Debemos analizar a qué segmento de mercado nos vamos a enfocar,  ya que  nuestra intención con el público siempre será doble, satisfacer sus necesidades o crearle  dichas necesidades.

Y por último, la parte más tediosa pero imprescindible, la económica. Pocas empresas hoy en día tienen la capacidad financiera de invertir ilimitadamente en este tipo de acciones, por ello y como esto es marketing de guerrilla, debemos ajustarnos a unos recursos limitados y sacarles el máximo provecho, exprimir nuestra mente, ser capaces de masificar esfuerzos, ser originales y hacer lo inesperado.

Porque lo inesperado desconcierta, da ventaja, da tiempo y da la victoria de la batalla.

 

“El marketing se está convirtiendo en una batalla basada más en la información que en el poder de las ventas” Philip Kotler.